$€X0R4L

A la gente le gusta el sexo. Bueno, precisemos, a la gente le gusta hablar de sexo; le gusta leer de sexo; o sea, a la gente le va el sexo oral. La prueba más fácil está con lo último de nuestro amigo Cayetano Martínez de Irujo, del que nos separan el dinero, la cuna, la alcurnia y el trabajo, pero nos une lo básico y principal: el interés en la cogedera. Estaba viendo esta mañana Trainspotting y me encontré con esta frase de SICK BOY “I’m heterosexual by default not by choice”. Luego leí el blog de Lucía Etxebarria, VH1 y MTV2, El País y El Mundo, y vi que todos hablaban de sexo, todos. Mi programa favorito es “Tila Tequila”, quien, además, es una chica que invita a 16 chicos y 16 chicas a su casa para encontrar al amor de su vida; ella, claro es bisexual o eso dice.

En el último periódico que mencionaba encontré un artículo de lo más banal que me interesó: “Transforman la orientación sexual de los gusanos mediante manipulación genética”. Tiene información y declaraciones de lo más jugosas del autor de la investigación Erik Jorgensen. Destaco dos citas: «La gente debate si la conducta sexual está influida por las hormonas sexuales de las gónadas o si la conducta se deriva sólo del cerebro. En este caso, está claro que el cerebro está sexualizado». «No podemos decir qué significa para la orientación sexual humana, pero plantea la posibilidad de que la preferencia sexual esté configurada en el cerebro». Me interesó mucho este artículo no por los gusanos transgénicos (pobrecillos) sino por la hipótesis que presenta esta investigación: “La investigación indica que la sexualidad está en el cerebro de los organismos”. O sea, la respuesta a la prosaica pregunta de “¿el maricón nace o se hace?” Ha sido un tema de discusión habitual entre mis amigos: cómo se forma la sexualidad. Hay algunos que dicen que depende plenamente de factores culturales, ambientales, de entorno en definitiva. Hay otros que dicen que es únicamente un tema biológico. Homosexual, heterosexual, bisexual, pansexual… la lista se hace interminable sobre todo a partir de la tontería que le dio al hombre culto del XIX de etiquetarlo todo.

Así que yo lo voy a simplificar todo diciendo que somos sexuales y punto; voy a decir que las categorías anteriores no son cerradas sino abiertas y permiten oscilaciones. Es muy frecuente tener experiencias homosexuales sobre todo en nuestra iniciación sexual (usualmente es más fácil tener acceso a un cuerpo de nuestro género en esa época) y, puntualmente, establecemos un objeto de deseo (hombres, mujeres, etc.) que, en realidad, puede oscilar según diversas variables. Porque <strong>como dijo Lola Flores: ¿Quién no s’ha comío un coñico alguna vez? A lo que la audiencia sagaz responde ¿y una polla? El pensador que más me ha interesado al respecto es Foucault. Hasta antes de la muerte de Michel Foucault se habían publicado tres volúmenes de la Historia de la sexualidad. El primero es el más leído, La voluntad de saber, se publicó en Francia en 1976. Se enfoca en los dos últimos siglos y en el funcionamiento de la sexualidad como régimen de poder, en relación con la emergencia del bio-poder. Éste sistema de control foucaultiano se basa en la bio-política, a la que concibe como el “control total sobre los cuerpos vivos”, es decir, todas las políticas económicas, geográficas y demográficas que establece el poder para el control social. Hemos de tener claro que “el poder”, en el ideario de Foucault, no es un trono; no está en la Casa Blanca ni en Bruselas, ni se puede tomar ocupando La Bastilla o el Palacio de Invierno. El poder se encuentra difuso, fragmentado, deslocalizado, es ubicuo, e impregna todas las relaciones sociales. El bio-sindicalismo, según Foucault, se trata de eso, del sujeto ético que pretende erradicar ese poder transversal de las relaciones que establece. En este volumen ataca las “hipótesis represivas”, la creencia común de que hemos “reprimido” nuestros impulsos sexuales particularmente desde el siglo XIX. En concreto, el autor propone una visión de la sexualidad como algo, más que reprimido, “promovido”, a través de la construcción discursiva del sexo. Sin embargo, esta supuesta libertad sexual se enfrenta continuamente al “control sobre los cuerpos vivos”, y el derecho de espada, la muerte, típica de sociedades disciplinarias, ha cedido el paso a la “interiorización de la norma”, mecanismos más acordes con las sociedades de control en las que vivimos. Por tanto, el autor concibe el discurso sexual y la libertad sexual “lograda” en las últimas décadas (o sencillamente deseada por aquellos que defienden la libertad) como un dispositivo falso, que pretende distraer de lo que debe ser verdaderamente objeto de lucha en nuestra sociedad: el control sobre nuestros propios cuerpos, sobre nuestros deseos y pasiones: la destrucción del bio-poder.

Los siguientes volúmenes, El uso de los placeres y La inquietud de sí, lidian con el papel del sexo en la antigüedad griega y romana. Los dos fueron publicados el año de la muerte de Foucault, en 1984. Un cuarto volumen que lidiaba con la era cristiana estaba casi terminado a su muerte, pero aún no ha sido publicado. Os dejo un vídeo de Stereo Total, “Liebe zu dritt” (El amor a tres) y una pregunta final…..  vuelvo con Tila Tequila, que me pierdo el final del capítulo…. ¿Creéis que al final eligirá un hombre o una mujer?

Anuncios

10 comentarios sobre “$€X0R4L

  1. ¿No habló ya de esto el Lazarillo alguna vez? 😉
    En mi humilde opinión, esto es como todo: quien no se siente satisfecho con lo que tiene pues que busque y quien se siente satisfecho como lo que conoce y tiene pues que lo disfrute.
    Besos

  2. ay, cómo me mola stereo total!
    a tv3 ara fan una sèrie a la q s’ha aficionat la cristina. s diu infidels. i les protagonistes són “dones que, per a ser fidels a sí mateixes, són infidels a les seves parelles”. a mi aquest lema no m mole, no ho sé… és enganyós. pero q cada cual aguante su vela, no?
    ai, la flores…
    🙂

    1. De esto habló el Lazarillo, gran sabio de nuestros tiempos. Habrá que buscarlo a ver qué nos dice al respecto. Vicky, m’encanta la idea dels infidels… a la teoria que a la pràctica… estic d’acord amb tu… La TV3 no deixa de fer programes bons. Com va Casal Rock?? Gracias Irela 😉

  3. veient el vídeo m’ha vingut al cap que existeix una versió d’aquesta cançó en francès. la van fer per a un anunci, i ara no recordo si era d cuatro, quan acabava de començar com a canal nou, o si era d’algun cotxe…

    1. Que majos los catalanes!! Despues de todo… son majijos!! La versión francesa, l’amour à trois… creo… la que sí he oído seguro de Stereo Total en publicidad es la de I love you Yoko pero no sé en qué anuncio….

  4. t’has quedao? vídeos gratis, sin sacar ningún tipo d contraprestación económica a cambio…
    si es q al final no somos tan tacaños como dicen… ;p

    1. Yo jamás he dicho que los catalanes seáis rácanos… nena… no voy a tirar piedras contra el propio tejado… además no creo que sea cierto… Oye, los de Lleida califican como catalanes??? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s