Príapo, ese dios menor

el

Hay muchos parámetros para saber si alguien ha conseguido verdadera relevancia en una cultura: club de fans y antifans, vender muchos libros o CDs, salir en la tele, haber entrado en el vocabulario común… pero me llama mucho más la atención el hecho de tener un género literario, que es lo que nos ocupa hoy.

Tan exiguo honor corresponde al dios menor Príapo: este personaje de la mitología clásica tuvo una importancia bastante notable dentro de la cultura del imperio romano. Buena prueba de ello son los priapeos, poemas de diversas métricas dedicados a Príapo. En numerosas de estas composiciones se pretende amenazar a los intrusos con el miembro de este dios. Es lo bueno de la mitología clásica… los dioses también tenían miembros –y miembras–, se la pasaban bien entre ellos y harían sonrojar a cualquier guionista de culebrones contemporáneo.

Su origen se remonta a la mitología griega. Según ésta tras partir Dionisio a la India, su esposa Afrodita le fue infiel con Adonis. ¡Y es que Afrodita era mucha Afrodita! A la vuelta de Dionisio ésta se arrepintió de su infidelidad y marchó hasta Lámpsaco para dar a luz a su hijo, Príapo. Y en este punto es donde llega la mala malísima, Hera, esposa y hermana mayor de Zeus, descontenta con toda esta historia, condenó al hijo de Afrodita a padecer la infidelidad de su madre con una serie de deformidades, de las cuales, la más célebre fue sin duda su hipertrofia fálica, es decir, su desmesurada verga –pinga, picha, polla, vaina, rabo, nabo, cipote o, si se me sonrojan, pene.

Pasado el tiempo, llegó a la mitología romana como dios menor protector de los rebaños de cabras y ovejas, de las abejas, del vino, de la huerta y de la pesca. De las cabras, las ovejas, el vino y la huerta lo entiendo: el amor de los pastores por su rebaño es más que sospechoso pero lo de las abejas y de la pesca se me escapa.

Envocation_to_Priapus

Los romanos veneraron a este dios y le dedicaron estatuas en las entradas de sus casas. Solía ser representado como un enano deforme con una rotunda y gigantesca erección. En sus manos tenía una hoz y un cuerno que se asociaba con la abundancia. Supuestamente debía garantizar las buenas cosechas pero también era utilizado a modo de talismán contra el mal de ojo y los ladrones.

Y aquí es donde volvemos a los priapeos. Pese a lo extraño que pueda parecer, los priapeos tuvieron una gran importancia en la cultura popular romana: aparecen tanto en los soportales como en leyendas junto a representaciones de Príapo y en numerosas obras poéticas donde se pretende amenazar a los intrusos. Aquí hay una breve muestra de uno de estos priapeos:

 

Quae percidere puer, moneo,

futuere puella;

barbatum furem tertia poena manet.

Ne prendare, cave. […]

Traiectus conto sic extendere pedali,

ut culum rugam non habuisse putes.

 

‘Te sodomizaré, muchacho, te lo advierto;

a ti, muchacha, te follaré;

 al barbado ladrón la tercera pena [sexo oral] le espera’.

‘Ten cuidado, no vaya a cogerte. […]

Atravesado por mi percha descomunal, quedarás tan estirado

Que nunca pensarás que tu culo tenga curva alguna’.

 

¡Ay que ver, que mi querida profesora de latín nunca nos hizo traducir nada de esto! ¡Muy mal! ¡Lo hubiéramos disfrutado mucho! La cultura romana tenía lo suyo. Desde aquí propongo ya para el futuro el género que tienen que dedicarme: el parceo, correspondiente a reírse de todo, a no tomarse en serio nada y hacer grandes chistes de las tragedias enfrentándose a la inquisición de lo correcto y las buenas costumbres porque, a fin de cuentas, no somos más que un ventarrón en el campo que viene nada más que a irse –permítanme mientras tanto que nos riamos un poco de todo.

Anuncios

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. viclala dice:

    y cómo los quieres? en verso o en prosa? ajajaja!
    oye, q mis padres estuvieron hace poco en italia, y visitaron pompeya. allí descubrieron pequeñas estatuas de príapo, cuya polla (queda raro decir el relativo con el nombre, pero m niego a decir ‘miembro’!) señalaba la dirección en la que se encontraba el barrio d las putas. toma ya!!!

  2. Irela dice:

    Fantástico artículo, ha sido un placer leerlo.

  3. la jenny dice:

    me raya total sta mierda…. QUe royo

  4. pinto-san dice:

    Me ha encantao lo de que tu mi profe de latín no os hacía traducir nada de esto. Si te sirve de “consolador”, a mí tampoco.

    Reforma Educativa… YA!

    (^o^) Pinto-san from Chile.

  5. Merce dice:

    Pues no sé qué decir de todo esto. Los Dioses se lo pasaban muy bien, sí, pero luego lo pagaban los hijos. A ver qué hacía el pobre dios ése, que ni tanto ni tan poco. Y es que Hera es mucha Hera.
    Yo tenía una profe de latín, cuando aún estudiaba letras 🙂 que sí que le molaba mazo la mitología, pero no pasaba de Perseo y el minotauro, jeje es que era jovencita y estas cosas con adolescentes pues como que podían sonrojarla. Se tendría que haber venío la Jenny para allá.

    Sugiero entrada sobre los rituales de iniciación,
    jejejejee

  6. viclala dice:

    hablando d mitología, y llegando al minotauro, ahí va un enlace: http://www.youtube.com/watch?v=0VTWWUJvMRo
    q s note q trabajo para un festival d animación, no?!
    :p

  7. Parce dice:

    La Jenny en una clase de latín??? o de griego??? Me da que no… Qué chulo lo del minotauro!

  8. SUSANA dice:

    Vaya, mi profesora de Latín tampoco me habló de este dios romano, al menos que yo recuerde… ummmm… bueno, creo que me acordaría. 🙂 Lo que no entiendo es por qué le consideraban un dios “menor” jajaja!

    Un beso.

  9. Parce dice:

    Desde luego… Príapo es cualquier cosa menos un dios menor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s