Circo Iberia // Pt. 4

el

Advertencia para neófitos y advenedizos: ¡Jamás confundan Ibi con Tibi! Nos separan doce kilómetros y veintitantos mil habitantes de diferencia. Ibi es epítome de civilización, Tibi, de barbarie. Para ejemplificárselo, les contaré un suceso que aconteció años antes de la llegada del agua potable a Ibi. Hubo allá un cura que secuestró el corazón de sus feligreses. Aunque esto debería ser un crimen punible, el problema no vino por ahí, sino por el traslado de este siervo de Dios, su Dios, a otra parroquia. El escándalo se montó cuando, para llevarle la contra al obispo y para que les siguiera edificando su fe, los vecinos decidieron secuestrar al cura. La Conferencia Episcopal, siempre en la vanguardia de la vanguardia, movilizó al cuartel de la benemérita ibense para que los secuestradores depusieran su actitud. Allá les mandamos a los aceitunos, provistos con porras de la FEBER, para que les rompieran la madre a nuestros vecinos. Finalmente lo liberaron. ¡Pobre hombre!

Ibi – Tibi, Civilización – Barbarie

 

A pesar de las apariencias en Ibi nunca fuimos tan agrestes como se pudiera pensar. A misa se tenía que ir ocho días a la semana. Bueno, los que iban, porque los que no íbamos con decir amén de vez en cuando ya nos daba para la beatificación. De hecho, me atrevería a decir que éramos muy abiertos al mundo exterior. Fue así como llegó el agua potable y la electricidad, ambos a cubos y desde el mar. Es más, el incauto visitante diría que nuestras vías de comunicación sólo tenían un sentido porque nosotros sí bajábamos a sus mugres pueblos pero ellos nunca subían al nuestro.

-¿Y cómo subían y bajaban?

-Hombre, pues por la carretera que teníamos bien asfaltada desde que a Salvador Miró Sanjuán, prócer patrio, se le ocurrió regalárnosla. De hecho, fue justito después de nuestra independencia cuando tuvo esa ocurrencia.

-¿Acaso estaban en alto?

-Para llegar a Ibi había que subir, como al cielo, donde pececitos y angelitos se la pasaban cogiendo, y al bajar, volvíamos al infierno, es decir, al infierno de nuestros vecinos porque nuestro pueblo era como un Edén: todos querían ser felices a toda costa aunque fuera jodiendo al castellut o colivenc.

-¿Cómo está eso de los pececitos y los angelitos?

-Bautista, parece usted nuevo. ¿Acaso no conoce el dicho: “cuando el río suena”?

-Pececitos cogiendo.

-¡Premio! Continuemos pues.

(Fragmento de Circo Iberia)

Anuncios

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Merce dice:

    Ahora que estoy fuera de la Ilustre Villa, de la comarca, de la provincia e incluso de la comunidad, confieso que nunca me enteré mucho y nunca fui muy patriota. ¡Qué le vamos a hacer! Aunque, eso sí, mis respetos a todos los que sí lo son.

  2. viclala dice:

    en mi pueblo ha estao a punto d pasar algo similar… justo hace 2-3 meses.
    resulta q nos cambiaron al cura carrozón, el dl opus, q tan bien m quiere, y nos pusieron a un andaluz grasioso, saleroso, d 30 y pocos. d repente, la iglesia s llenó d casadas de 40-50… lo cual no s estila nada nada en mi pueblo, q aquí no estamos pa q nos tomen el pelo con esas boberías… total, q al cabo d poco ya estaba liado con una d ellas… y era público y notorio, pq la casada s metió el cura a vivir en su casa, junto a su hijo y a su marido… la sagrada familia, vamos! ajajaja! al final, y a pesar d haber aumentado el nombre d los parroquianos (bueno, parroquianas) y d haber bajado sustancialmente la media d edad, lo han cambiado d parroquia a un pueblo q esta cerca dl mío, pero más en el culo dl mundo entodavía. total, q sus parroquianas-fans, ni cortas ni perezosas, s plantaron ante el obispo para pedirle q les devuelvan al curilla… pero nada… ha pasado a mejor vida…

  3. Parce dice:

    Si es que lo que no pase en Seròs…. Oye la sagrada familia esa… era un matrimonio de tres o qué???

  4. viclala dice:

    bueno, eran el matrimonio, el cura, la madre d él y el niño… todos bajo el mismo techo…

  5. Parce dice:

    ¡Qué concupiscencia madre del amor hermoso! Estas historias de curillas en pueblos me encantan. Y qué me dices de la figura en los pueblos del “hijo del cura”??

  6. viclala dice:

    yo estoy ya no lo he visto… sólo he sabido dl compadre d farras dl cura en los puticlubs d la comarca… ajjajaja!

  7. Parce dice:

    El curilla de putillas!?? Eso ya es la maledicencia de la gente… un siervo de Dios!??

  8. viclala dice:

    no hombre, no… eso es lo q decían otros q tb iban d putas y s los encontraban… ajajajaj!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s