Caótico y perfecto

Justo detrás de la estación donde vivía Sean, antes de llegar a la rotonda,  fluía un río por un canal de hormigón. El agua estaba sucia y olía a  industrialización. Sí, fluía bajo la ciudad gris del país gris por unos  conductos llenos de residuos de lo que un día fue la industria del acero,  conectando los desagües del Moor justo enfrente de Broomhall, a la  izquierda de la fábrica Trebor que se quemó en los setenta. Allá te llevé  en una ocasión, cerquita del Leadmill. Fue donde me canturreaste  aquella canción de Belle & Sebastian y cuando, por sorpresa, me diste aquella caja de galletas.

El río continúa su curso por el otro lado de la ciudad junto a las  viejas vías del tren adonde íbamos a verlos pasar. Allá fuimos juntos en  una ocasión y allá nos escondimos tras la hojarasca hasta que nos  descubrió aquel tipo de Queensbridge. ¿Recuerdas? Se detuvo para contarnos una tradición local que había desparecido hacía años: tirarse  desde el viaducto al río al volver de los bares los sábados por la noche.  Dejando a un lado todos aquellos deshechos ferrugientos continúa el río  su camino hasta el océano.

Sí, un río fluye bajo esta ciudad. Muchos ni lo saben y la mayoría  jamás lo ha visto. Me encantaría poder ir por abajo, por dentro de los  canales de hormigón, escondido bajo las vidas de la gente y,  ocasionalmente, podría mirar a la luna. Un día bajando por Ecclesall  pensé que lo haría pero no pudo ser porque me faltó lo básico: la fantasía  y su música. Tal vez te encuentre allá flotando, dondequiera que te lleve  el río, dondequiera que me lleve, dondequiera que nos quiera arrastrar.

Tal vez lleguemos más allá de Endcliffe Park, donde se citan los  enamorados, en aquel cafetín. Allá te encontré la primera vez porque sí, como siempre sucede con las más grandes aventuras. Allá te  deshacías de aquel café. Me senté en el mismo rincón donde fuimos  aquella tarde de otoño. Resultó ser como entrar de repente en un  mundo completamente diferente, caótico y perfecto.

Anuncios

2 comentarios sobre “Caótico y perfecto

Los comentarios están cerrados.