El cerco de Guadalajara

Cuando parecía volver a la calma, tras la jornada violenta del viernes, la capital de Jalisco vivió una jornada de bloqueos con autos incendiados, tras el arresto de un cabecilla del narco. Varios sujetos armados interceptaron una unidad de transporte público en la carretera conocida como El Verde, en los límites de Tlaquepaque y El Salto, misma que trataron de incendiar para presuntamente seguir con los bloqueos.

Alrededor de las 14:00 horas, un grupo de hombres que portaban armas largas bajaron a los pasajeros de un autobús y rociaron gasolina, reportaron policías municipales.

El chofer narró que mientras tres hombres lo golpeaban se percataron de la llegada de patrullas municipales y de inmediato abandonaron la unidad, por lo que subieron a un auto color rojo, en el que huyeron, sin lograr prender fuego al camión. El vehículo sedán fue encontrado kilómetros adelante con un mensaje. Sobre estos hechos, el gobierno estatal aseguró que el ataque al transporte público fue en realidad un intento de asalto. Ayer, la Procuraduría General de la República (PGR) inició un acta circunstanciada por los hechos sucedidos la tarde del viernes.

La PGR reportó que se coordina con autoridades estatales en las investigaciones y peritajes por delitos relacionados con la ley federal de armas de fuego y explosivos, delincuencia organizada y terrorismo.

Mediante un comunicado emitido la tarde del sábado, la Secretaría de Seguridad Pública, Prevención y Readaptación Social del Estado de Jalisco reportó el incremento de patrullajes entre policías de corporaciones municipales y estatal.

El pasado viernes, en un lapso de seis horas, tras el arresto de Erick Valencia Salazar, El 85, presunto líder del cártel de Jalisco Nueva Generación, y su lugarteniente Otoniel Mendoza, Tony Montana, en calles del fraccionamiento Lomas Altas de Zapopan, se registraron 23 agresiones.

Hubo bloqueos y ataques en calles, avenidas y carreteras de Jalisco, que habrían dejado tres muertos, entre ellos una niña de siete años por una bala perdida, aunque el gobierno estatal dijo ayer que la menor murió por un una riña a balazos independiente de los disturbios del viernes.

También informó que la persona que falleció calcinada en los hechos registrados en el cruce de las calles Puerto de Guaymas y Avenida las Torres, Municipio de Zapopan, era chofer de la línea de transporte público Turquesa, y su nombre era Moisés Corona López.

Ayer, líderes de partidos políticos, empresarios y representantes de diferentes sectores expresaron su repudio por la violencia. Entre ellos, el cardenal José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara, quien llamó a los ciudadanos, católicos y no católicos, a asumir responsabilidades. “Debemos revisar qué estamos haciendo y qué estamos dejando de hacer los ciudadanos”, mencionó Robles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s