‘Roberta Marrero: El Pop y especialmente Warhol es una de mis grandes influencias’

el

Tenemos el honor de recibir a Roberta Marrero, que ha pasado de musa de la noche madrileña a artista plástica en la capital de Dinamarca. Se ha dedicado a la interpretación, la música, la pintura, la escritura y el diseño. Sueña con un universo pop con Warhol coronado, le encanta el comic de terror y el de superhéroes y se imagina en un circo de rarezas de finales del siglo XIX. ¡Qué menos esperar de una artista tan polifacética! Damas y caballeros, con ustedes la musa de Copenhague.

¿Qué tiene y qué sobra en Copenhague? Copenhague es una ciudad muy bonita, con un clima fantástico y una gente bastante civilizada. Eso es lo que a mi juicio tiene de positivo. Le falta un poco más de variedad, pero bueno, la ciudad es como es y si una quiere más variedad pues se va a Londres o Berlín unos días.

Has desarrollado multitud de inquietudes artísticas a lo largo de los años, ¿con qué faceta te quedas actualmente? Con la que estoy desarrollando  ahora mismo que es la de artista plástica. Me encanta trabajar en casa sola. En el pasado trabajé mucho de cara al público como actriz, cantante o DJ. Y nunca me llegué a sentir del todo cómoda porque el público me daba mucho respeto, era una cuestión de timidez que al final lograba casi siempre superar.  Cuando creas una obra como un cuadro que expones al público es distinto porque tú no estás ahí, hay una distancia entre tú y el que observa, es mucho más frío , más impersonal y procede mucho más.

¿A qué edad empezaste a dibujar? Cuando era pequeña ya dibujaba como casi todos los niños, pero yo ya no paré. Así que supongo que desde siempre.

Por temática, formatos, técnica… ¿ha sido el pop el movimiento más inspirador para ti? El Pop y especialmente Warhol es una de mis grandes influencias. Pero si obervas mi obra ves que es muy difícil de encasillar porque tiene elementos de la cultura pop pero también de la política, la religion, la muerte, el arte clásico, el Renacimiento…

Aparte del pop tus referentes son infinitos. Cuéntanos alguno de ellos. ¿Te interesó el comic en algún momento? Pues me gusta lo gótico, lo religioso, Las Costus, los impresionistas, los surrealistas, el Dada, Damien Hirst, Mark Ryden, el Hollywood clásico… la lista sería infinita me temo. El comic me encanta,especialmente el de terror y el de superhéroes, pero como lectora no como creadora.

¿Te sientes más cómoda dibujando sobre el papel o en la pantalla? ¿Cómo llegaste al collage y la pintura en spray? Sobre el papel sin duda. Al Collage y a la pintura en Spray llegué por casualidad. Un día empecé con ello y ya no paré. Me parece que está bien tocar tantas técnicas como apetezca, no hay que cerrarse.

De toda tu obra, ¿podrías destacar algún trabajo del que te sientas especialmente orgullosa? Siempre me gusta más lo último que he hecho que lo antiguo, lo que es un poco absurdo porque lo que te parece lo más hoy te parece lo menos en unas semanas. De todos modos yo no pienso mucho en mi obra, una vez que está acabada ya no me acuerdo de ella, no le presto ninguna importancia.

¿Qué obra de arte pondrías en el salón de tu casa si te dieran a elegir (y tuvieras un presupuesto infinito)? Algún autoretrato de Warhol,  “La aparición de Franco al sagrado corazón” de Las Costus o  “For the love of God” de Damien Hirst.

¿Crees que internet ha beneficiado o perjudicado al artista gráfico? Me temo que todo es un arma de doble filo. Creo que ha beneficiado y ha perjudicado al mismo tiempo. Pero no solo en el arte gráfico, también en la cultura, las relaciones personales, etc.

¿Cómo recuerdas en la actualidad tu época madrileña? Pues Madrid fue muy generosa conmigo, me dio mucho. Vuelvo siempre que puedo por la ciudad y por los amigos que tengo allí.

Recordemos a los lectores cómo pueden hacerse con obra tuya. Pueden visitar mi página web: WWW.IAMGOD.EU o contactarme vía Facebook en: www.facebook.com/Roberta.Marrero.Art

Y como solemos terminar: si quisieras y pudieras trabajar en el circo, ¿de qué lo harías? Pues trabajaría en un circo de rarezas de finales del siglo XIX y sería la mujer Barbuda.

Anuncios