Portugueses eminentes // JOSÉ SARAMAGO

José de Sousa Saramago (Azinhaga, Santarém, Portugal, 16 de noviembre de 1922 – Tías, Lanzarote, España, 18 de junio de 2010) fue un escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués. En 1998 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. La Academia Sueca destacó su capacidad para «volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía».

La novela El Evangelio según Jesucristo (1991) lo catapultó a la fama a causa de una polémica sin precedentes en Portugal —que se considera una república laica—, cuando el gobierno vetó su presentación al Premio Literario Europeo de ese año, alegando que «ofende a los católicos». Como acto de protesta, Saramago abandona Portugal y se instala en la isla de Lanzarote. En 1995 publica una de sus novelas más conocidas, Ensayo sobre la ceguera, que fue llevada al cine en el 2008 bajo la dirección de Fernando Meirelles. En 1997 publica su novela Todos los nombres, que gozó también de gran reconocimiento. En 1998 gana el premio Nobel de literatura, convirtiéndose en el primer escritor —y hasta ahora el único— de lengua portuguesa en ganar este premio. Desde entonces compartió su residencia entre Lisboa y la isla canaria, participando en la vida social y cultural de ambos países cuyas estrechas relaciones justificó en una entrevista para proponer su idea utópica de creación de una Iberia unida. Falleció a los 87 años, el día 18 de junio de 2010, en su residencia de la localidad de Tías (Lanzarote).

“Ahora ya puedes matarme, No puedo, la palabra de dios no tiene  vuelta atrás, morirás de muerte natural en la tierra abandonado y  las aves de rapiña vendrán y te devorarán la carne, Sí, después  de que tú me hayas devorado primero el espíritu. La respuesta de  dios no llegó a ser oída, también se perdió lo que dijo caín, lo  lógico es que hayan argumentado el uno contra el otro una vez y  muchas más, aunque la única cosa que se sabe a ciencia cierta es  que siguieron discutiendo y que discutiendo están todavía. La  historia ha acabado, no habrá nada más que contar”. (Caín)

Anuncios