¡Bienvenido Mr. Adelson!

el

No nos importa que usted exija romper con las leyes laborales, con las leyes medioambientales, con las leyes migratorias y las leyes que reglamentan los casinos. Tampoco nos importa que usted, en realidad, no venga a invertir sino a pedir de prestado a los bancos españoles. Fíjese que tampoco nos importa que exija una prórroga fiscal de entre dos y diez años. Fíjese que nada de esto nos importa porque su reputación le avala y le persigue. ¿Y qué va a hacer un país hundido en la miseria, con una clase política inepta y una banca ladrona? Pues eso, no podemos más que decir: “¡Bienvenido Mr. Adelson!

Anuncios