¿Feliz fin del mundo?

Solo faltan unos días para el 21 de diciembre, el día señalado en el calendario maya, según algunas interpretaciones, como el del fin del mundo. Para los mayas, que poseían el calendario más exacto de sus coetáneos y que aún nos sorprende por sus conocimientos, el fin del ciclo llegará en unos días, el 21 de diciembre, y se trata, en realidad, del inicio de una nueva era. Ahora bien, ¿realmente los mayas pronosticaron el fin del mundo? 

El pronóstico del fin del mundo es una idea creada en Occidente. Los mayas no predijeron el fin del mundo, ni una gran transformación del mundo. El fenómeno del 2012 surgió a raíz de diferentes movimientos espirituales, interpretando escrituras mayas sin realmente entender lo que los jeroglíficos estaban diciendo. Visto desde un punto de vista sociológico, podemos ver a este fenómeno como algo interesante, pero en términos estrictamente arqueológicos, no existe base alguna que sustente estas creencias. Dicho en palabras muy simples, el calendario maya realmente no predice el fin del mundo en el año 2012.

El monumento Tortuguero Seis, tallado en Tabasco (México) es el monumento del que se han sacado estas conclusiones: un monumento originario el período clásico tardío, aproximadamente entre los años 600 y 800 D.C. Tiene alrededor de 80 jeroglíficos distintos –palabras, frases o enunciados– en una serie de inscripciones bastante largas. Sin embargo, solo los 8 jeroglíficos del final están relacionados con el año 2012. Los jeroglíficos dicen que en esa fecha, que es una de las fechas en el “conteo largo” (sagrado) de los mayas, una deidad en particular va a descender.

Esta deidad en particular es muy interesante, porque es el patrono de lo que llaman “final de los períodos”. Para los mayas, el final de los períodos significaba el fin de grandes ciclos de tiempo. Los mayas utilizaban una interpretación del tiempo diferente a la nuestra. El decimotercer baktún termina el 21 de diciembre del 2012. La deidad a la que se refiere el calendario descenderá ese día, porque es el patrono que revisará todas las ceremonias correspondientes a ese día en particular. A esto se refiere el calendario maya en lo referente al 21 de diciembre del 2012.

Anuncios