Los animales no son nuestros

El abuso que los animales soportan a manos de los humanos es doloroso, inmoral y cruel. Sin embargo, a pesar de lo desoladora de esta situación, no podremos detener el sufrimiento animal si simplemente miramos en otra dirección y pensamos que no está ocurriendo.

Todos nosotros tenemos el poder para ayudar a detener el abuso sobre los animales, con solo cambiar algunas de las decisiones que tomamos a diario –tal como qué comeremos en el almuerzo, qué tipo de champú compraremos, o qué ropa usaremos.

Solo por el hecho de que algo sea considerado “normal” por muchas personas, no significa que sea correcto.

Anuncios