¿El tamaño importa?

¿De dónde viene la obsesión falocentrista con el tamaño? Fíjense que se trata de un mito ancestral que tiene su explicación antropológica en la creencia prehistórica de que un pene grande era símbolo de más fertilidad, virilidad y potencia sexual. Hay que tener en cuenta que también pensaban que la tierra era plana y que en los confines del mundo había monstruos mitológicos. El mito se sustenta hoy en día en la pornografía que nos inunda por doquier -desde la publicidad, a la literatura, a las películas donde actores como Nacho Vidal o Rocco Siffredi realizan maniobras completamente irreales y acrobáticas con féminas igual de fantásticas y contorsionistas. Y claro, es que el asunto se da mucho a comparaciones. Pero, realmente, ¿el tamaño importa?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios