Amy Martín (o como vivir como Dios sin doblar la raspa)

Desde que la mujer de Carlos Mulas, el destituido director de la Fundación Ideas, dijo mediante un comunicado que ella era Amy Martín, la inexistente escritora que había estado cobrando 3.000 euros al mes de la fundación socialista, nada más se ha sabido de ella. A Martín, o Irene Zoe Alameda, su nombre real, parece que se la ha tragado la tierra. De Carlos Mulas, desde que fue destituido, tampoco se sabe nada.

Imagen

Y es que la historia de Amy Martín o Irene Zoe Alameda es de novela y precisamente eso es lo que ella argumenta: La semana pasada tras la destitución de su marido como director de la Fundación Ideas acusado de facturar 50.000 euros por artículos que escribía Martin, ella emitió un comunicado en el que explicaba que ella era la verdadera articulista y que Mulas nada sabía del asunto. ¿Pero esta chica es tonta o se ha pensado que somos todos idiotas?

La escritora y cineasta usó un pseudónimo porque había decidido llevar a la vida real la historia de una de sus novelas que, fíjense las casualidades, está a punto de publicarse. La protagonista es una escritora de éxito a la que nadie pone rostro y de la que solo se conocen sus libros. (¡Qué manido tema, por cierto!)

Amy Martín cobraba por estos trabajos 3.000 euros al mes, que dice constan en su declaración de la renta y que cobraba a través de su agente literario. Irene Zoe Alameda no solo vivía de la Fundación Ideas. Dice ser escritora y cineasta, y como esto último ha recibido muchas subvenciones (porque trabajar, lo que se dice trabajar, no sabía a cuenta de lo que dicen de ella por Estocolmo, pero para extender la mano, pedir plata y vivir como Dios sin doblar la raspa sí que es buena). Por un corto, Uniformadas, que fue nominado a los Goya recibió ayudas de 63.000 euros del Ministerio de Cultura hasta en dos ocasiones a través de Storylines Project, la sociedad que tiene a medias con Carlos Mulas. Después ha recibido otras dos subvenciones para otros dos cortos. En total ha recibido 122.000 euros de los Ministerio de Cultura y Sanidad. Además, Irene Zoe Alameda fue directora del Instituto Cervantes de Estocolmo cuando estaba al frente de la institución Carmen Cafarell. Corría el año 2009 y cobraba 100.000 euros anuales.

En medio de esta avalancha de cifras, de Irene Zoe Alameda o Amy Martín nada se sabe desde que emitió el comunicado explicando su historia y exculpando a su marido, Carlos Mulas, que también parece desaparecido.

Anuncios