El honor y la palabra

El escritor Fernando Vallejo ha sostenido una posición firme de no pisar tierra española desde cuando, en el 2001, les impusieron visas a los ciudadanos colombianos para entrar a la Madre Patria. Entonces firmó junto a escritores de la talla de García Márquez, William Ospina, Álvaro Mutis, Darío Jaramillo y Héctor Abad una carta de protesta que le enviaron al Presidente José María Aznar por el trato deshonroso a los colombianos en la que además se comprometían públicamente no volver a España mientras sostuvieran la visa. El único de todos que ha cumplido es Vallejo.

ImagePor esto, en una entrevista al diario  El País de España el pasado 18 de agosto criticó la actitud de deshonor de sus colegas que uno a uno han pisado territorio español. Contra el último que arremetió fue contra Héctor Abad. Olvidó la explicación que el antioqueño dio en su momento para volver a España “tengo un motivo personal para volver: mis dos únicos hijos” y prefirió recordarle que había roto su compromiso, “la tinta de su firma ya no estaba fresca como la de Mutis, pero en fin, tinta es tinta, seca o no, y el honor es el honor. ¡Pobre Colombia con estos defensores que le resultan cada tanto!”, le dijo Vallejo.

Abad, en su columna del pasado domingo en El Espectador le respondió a los señalamientos de Vallejo  y escribió “Hace unos seis años un escritor de nombre Fernando Vallejo Rendón —que se presenta como el adalid de la palabra empeñada en Colombia— declaró que renunciaba a la nacionalidad colombiana, que adoptaba la mexicana, y que en adelante no quería saber nada más de esta “mala patria” que ya no era suya pues, según escribió con patética emoción, “lo que me reste de vida lo quiero vivir en México y aquí me pienso morir”. Y señaló también que Vallejo, a los pocos meses volvió al país con cédula en mano para hacerse un trasplante de córnea.

La ira de Vallejo, no se hizo esperar. El escritor de La virgen de los sicarios, muy a su estilo hizo llegar una réplica a El Espectador a través de las cartas al lector: “Ni te pido que te retractes de tus bellaquerías conmigo en otro artículo. ¡Para qué! Las palabras se van, pero los hechos quedan. Simplemente te anuncio que las cuentas que tienes pendientes conmigo te las voy a cobrar por mano propia” – respondió Vallejo a Abad.

¿Y a ustedes qué les parece?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s