Selva en la selva

Hay veces que el asfalto lo tapa todo; otras semilla que agarra en la tierra se hace fuerte y crece y crece lejos del alcance de esta raza tarada, apesadumbrada y presurosa que es la raza neoyorkina… fíjense, fíjense… Si quieren saber más, no se pierdan las crónicas fotográficas de Un español en Nueva York, desde la selva en la selva.

Imagen

Anuncios