Discurso de Mariano Rajoy en la 68ª Asamblea General de la ONU

el

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, interviene por segunda vez ante la ONU con Gibraltar como trasfondo y con el objetivo de resaltar el papel que España desempeña en el mundo como argumento para lograr un puesto en el Consejo de Seguridad en 2015.

Entre el turno de los países importantes, en la segunda jornada de la Asamblea General, frente a un auditorio expectante, Rajoy intervino entre Libia y Trinidad y Tobago, y sugirió que España puede seguir desempeñando, en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU, un papel activo en la búsqueda de soluciones conjuntas a los problemas comunes. Don Mariano aseguró que otorga un protagonismo fundamental a las Naciones Unidas y España es un país comprometido con la comunidad internacional.

“Queda mucho por hacer. Y España todavía puede desempeñar un papel activo en el Consejo de Seguridad”, constató Rajoy, agregando que España desea participar en el seno de la ONU en las iniciativas que ha apoyado antes y dedicarse al mantenimiento de la paz en el mundo.

“Trabajaremos para que se regule el mercado de armas”, dijo, añadiendo que España también seguirá apoyando el convenio contra el terrorismo de la ONU. Prometió trabajar “con un espíritu abierto, constructivo y comprometido con la paz y seguridad internacionales, con la promoción y defensa de los derechos humanos, y con la búsqueda de un desarrollo sostenible para todos”.

Refiriéndose a uno de los principales problemas internacionales de actualidad, la cuestión siria, el jefe del Gobierno español reiteró que el presidente del país, Bashar Al-Assad, debe asumir la responsabilidad por la violencia y dejar el poder. “Miles de víctimas inocentes y un grave riesgo de extensión a los países vecinos nos obligan a actuar”.  “El fin de la impunidad es cada vez más cercano en la comunidad internacional. Quiero destacar el valioso papel que desempeña América Latina en este proceso”, dijo Marianín subrayando el incremento del peso de Latinoamérica en el mundo.

Terminó su intervención con un “llamamiento a Reino Unido para reiniciar el diálogo sobre Gibraltar: un diálogo directo y sincero sobre la descolonización de Gibraltar porque se han perdido ya demasiados años”. Ni mencionó casos de espionaje ni de corrupción en su discurso.

Mr. Rajoy se relajó por la mañana practicando su inglés en una cafetería cercana a la ONU. “A relaxing cup of café con leche, por favor” se le oyó decir mientras repasaba nervioso su discurso.

La intervención de la jornada fue, sin duda, la de Nicolás Maduro que recordó la figura de Hugo Chávez en sinécdoque de forma alada.

En lo que llevamos de cumbre, Costa Rica denunció el irrespeto de Nicaragua a las decisiones de CIJ en contencioso territorial, Brasil señaló al espionaje estadounidense, Bolivia culpó a EE.UU. del incidente del avión presidencial y algo dijo Evo de su chompa pero nadie escuchó.

—-

Nos adelantamos un día… y todo esto no es más que material de ficción pero ¿a que se parece a lo que habrán leído por ahí? Ya saben… disfruten de su circo de confianza: mentimos igual, pero lo hacemos mejor.

Anuncios