JAMÁS PERDÁIS LA SONRISA

El metro de Madrid es un lugar extraordinario; tan extraordinario como Madrid mismo: esa chatarra que aún hoy funciona, con más o menos basura, más o menos turistas. Por eso siempre es de agradecer encontrar alguna joyita urbana como son Conciencia Urbana, esos artistazos que viran y reviran las líneas del metro ofreciendo su arte y recordándonos que jamás de los jamases (después de los despueses y a pesar de los pesares) tenemos que perder la sonrisa.

Adán Ojeda  y Pedro Aldimayo, ambos canarios, tienen en su imaginario sus largos paseos por el metro de Madrid. Sus raíces pasan por el archipiélago canario pero no fue nada más que el destino quien los unió. Ambos eran músicos solistas que se ganaban la vida por el metro. Se conocieron una tarde cualquiera sentados en un banco del andén de Pueblo Nuevo, una de las 32 estaciones que tiene la Línea 5 de metro de Madrid. La ambición, los sueños y las ganas de construir un mundo mejor a través de la música se dieron la mano para no separarse. “Teníamos unas ideas comunes. Queríamos crear un movimiento a partir de la música y coincidimos”, revela Pedro. Se hacen llamar Conciencia Urbana y su misión principal es fabricar sonrisas.

Anuncios