El Tea Party de Alaska y Mario

Hoy se estrena el nuevo programa de Alaska y Mario Vaquerizo: seis episodios en los que aparecerá Nacho Canut y en los que la audiencia podrá interactuar con los invitados una tertulia en línea.

Alaska y Mario son un producto que sigue funcionando: ahí están sus colaboraciones, sus programas en radio y televisión, su blog y, casi nos habíamos olvidado, su trabajo en Fangoria. Después de tres exitosas temporadas en MTV con su reality ahora vuelven con El Tea Party de Alaska y Mario, auspiciado por Google+ y su “HangOut”.

Icono_PortadaAlaska ha presentado el formato como “un homenaje a las sitcoms americanas”, donde se mezclará humor, debate y charlas entre amigos sobre temas de muy diversa índole, como las drogas, el travestismo, las divas, celebrities… Algunos, incluso, “que no se pueden tratar abiertamente en algunos medios de comunicación”, ha añadido Mario.   Tanto uno como otro han incidido en la novedad que supone emitir un programa de televisión a través de dicha plataforma. “Somos muy pioneros”, ha comentado Vaquerizo al respecto.

Además, uno de los atractivos del debate propuesto por El Tea Party de Alaska y Mario son los hangouts, un tipo de videollamadas con las que los espectadores podrán intervenir en el programa desde sus casas. “No tienes que estar en plató para participar en el programa, esto lo hace un programa único”, ha apuntado el vocalista de las Nancys Rubias.

Esperemos que nos sigan entreteniendo pero que la productora no cometa los errores del pasado: 1) Telepromoción del grupo de modernas. Es lícito que utilicen el programa para ayudar a los colegas, pero no que ocupe un 80% del mismo y que sea tan descarado. 2) Product placement a lo bestia. Desde las cervezas hasta los hoteles a los que van, los lugares que alquilan, las aerolíneas en las que vuelan… todo recibe sus mil menciones para que nos quede claro qué nos están vendiendo. 3) Snobismo ilustrado. El matrimonio Gara vive en su burbuja del kitsch y el folclore patrio que, todo junto puede parecer extraño, pero con la que todo el mundo se siente identificado de una u otra manera. Quizás todo tiene un límite: tal vez no sea necesario que todo lo que veas te recuerde a John Waters y así lo hagas saber. 4) Histrionismo Vaquerizo. Él fue la revelación del programa de MTV. Todos conocíamos a Alaska pero no habíamos descubierto a ese animal mediático que era el Mario Vaquerizo de la primera temporada. Sin embargo, le llegó la fama, los focos y su histrionismo creció hasta límites insospechados hasta convertirse en su propia caricatura.

En cualquier caso… “Defensores de Roma, Coliseo, Senado y pueblo romano: aquí tenemos para todos pan, circo y boogie movie…”

Anuncios

Un comentario sobre “El Tea Party de Alaska y Mario

Los comentarios están cerrados.