Los 43 de Iguala

No es el descenso a Comala que tan bien describió Juan Rulfo en Pedro Páramo pero bien que se le parece. La desaparición forzada en Iguala es como se le conoce a los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre de 2014 en el del estado de Guerrero. De la suerte de los 43 estudiantes nadie sabe: no desaparecieron, los desaparecieron, que tan creativos son en México que hasta le cambiaron la categoría gramatical al verbo.

220px-43normalistasAyotzinapaDecenas de policías municipales de esa ciudad atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, periodistas y civiles en cuatro episodios de violencia. Los hechos dejaron un saldo de al menos seis personas fallecidas, diecisiete heridos y la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

En la noche del 26 de septiembre de 2014, de acuerdo a declaraciones del fiscal encargado de las diligencias, el primer episodio de violencia ocurrió a las 21:30 horas cuando agentes de la Policía Municipal de Iguala abrieron fuego contra estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que se transportaban en tres autobuses. Cuando los estudiantes protestaban y daban una conferencia de prensa por el primer ataque en contra de sus compañeros acompañados de profesores pertenecientes a la CETEG (Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero), presuntamente fueron atacados una vez más por policías y desconocidos, que según testigos presenciales, disparaban ráfagas en su contra. Poco después en la autopista entre Chilpancingo e Iguala, un autobús que transportaba a los integrantes del equipo Avispones de Chilpancingo de la tercera división del futbol mexicano también fue atacado y perecieron un deportista, el chofer del autobús y una pasajera de un taxi.

Los hechos fueron condenados por organizaciones sociales y la Presidencia de México. En su primera declaración, el presidente Enrique Peña Nieto pidió al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, que asumiera la responsabilidad ante la ola de violencia en su estado. Sin embargo, la posición del Gobierno Federal tuvo mayor presencia tras el hallazgo de fosas clandestinas e indicios de que en los ataques habían participado miembros del crimen organizado. Según el fiscal del estado de Guerrero, el 27 de septiembre fueron detenidos 280 agentes de la Policía Municipal de Iguala, de los cuales quedaron en calidad de indiciados veintiuno por su presunta participación en los hechos.

Por la magnitud de los hechos desde el siguiente día de los hechos se registraron protestas por parte de los padres de familia y compañeros de los asesinados y desaparecidos en Iguala y Chilpancingo. A través de redes sociales la Asamblea Interuniversitaria, integrada por estudiantes de diversas instituciones de nivel superior, junto con miembros de distintas organizaciones sociales, convocaron a un paro nacional los días 22 y 23 de octubre de 2014 para exigir la aparición con vida de los 43 estudiantes normalistas, desaparecidos el 26 de septiembre. Al menos 70 instituciones de nivel media y superior se sumaron al paro de labores. El 22 de octubre se llevó a cabo el ‘Día de Acción Global por Ayotzinapa’ que realizó una movilización denominada ‘Una luz por Ayotzinapa’ y tuvo como punto de reunión el Ángel de la Independencia donde los contingentes marcharon con destino al Zócalo de la Ciudad de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s