Curro Cañete: Una nueva felicidad

Malagueño, de la quinta del 78, escribe mucho, hace fotos, viaja y huye de los prejuicios y las etiquetas. Ama los perros y tiene dos gatos, un tatuaje y muchos sueños por cumplir. Curro Cañete está a punto de publicar su primera novela, Una nueva felicidad, y ha tenido el detalle de contestarnos una preguntas de su puño y tecla. Junto a todos ustedes, en la pista central de este humilde circo, nuestro amigo Curro.

3.jpg

¿Te parece Lanzarote uno de esos sitios que te cambia la vida? Lanzarote es una isla realmente maravillosa y no se me ocurre ahora mismo otro lugar mejor para ir a escribir en soledad. A eso fui yo aquel verano: a escribir una novela que no estaba preparado para escribir. Pero me robaron el móvil el tercer día y todo cambió para mí desde entonces. ¡Pasé un mes entero sin móvil ni Internet! Me vi cara a cara conmigo mismo y no me quedó otra que enfrentarme a mis miedos más profundos. Además conocí a Demian, un chico luminoso, muy libre, que sabía más cosas que yo sobre la vida y que me ayudó mucho.

Además de Playa Blanca, ¿qué otros sitios de la isla recuerdas con cariño? Pasé casi todo el verano en Playa Blanca. Por increíble que parezca, no aproveché para conocer la isla. Mi viaje no fue turístico, fue transformador. Lo pasé muy mal, pero luego comprendí que ese dolor era necesario. Eso sí, casi todos los días iba a la playa del Papagayo. Tenía que andar durante media hora, pero cuando llegabas era un verdadero espectáculo. El mar siempre me ha ayudado y es otro de los protagonistas del libro.

1.jpg
Los lectores de tu novela podrán descubrir qué hay detrás del tatuaje de tu brazo izquierdo, que dice “feliz”. ¿Nos puedes adelantar algo? Me hice ese tatuaje uno de los últimos días del viaje. Es para mí un símbolo que me ayuda a conectarme con ese momento. Vale, puedo adelantarte algo: la letra del tatuaje está tomada de una poesía de mi hermano, que murió cuando tenía 32 años y que es esencial en la historia que cuento en ‘Una nueva felicidad’. Es su letra.

Tu libro narra la historia de un periodista al que le encargan un libro sobre la felicidad, ¿te ves vadeando los géneros de la novela a la autoayuda? Yo me veo narrando mi propia vida: creo que así es como puedo dar lo mejor de mí. En este caso es cierto que me embarqué en una investigación periodística muy ambiciosa que en realidad era para otro libro. Entrevisté a muchísimas personas muy sabias y trataba de aplicar en mi propia vida todo lo que me decían. Me comprometí mucho con el proyecto porque quería dar lo mejor a los lectores. En medio de esa investigación me enamoré y fue una historia de amor muy intensa porque yo nunca me había enamorado. Todo lo que sucedía al periodista que escribía ese otro libro acabó siendo más importante. Mi editora me decía: “Lo de las entrevistas está muy bien, pero me interesas más tú, suelta el personaje, suelta…” Yo me quedaba flipado. Entonces empecé a soltar lo que tenía dentro y… pasó lo que pasó. En cierto modo, es como si hubiera un libro dentro de otro.

Trabajando para Vanity Fair, te tenemos que hacer al menos tres preguntas del cuestionario Proust… la primera ¿su ideal de felicidad? Le dedico a este tema el último capítulo, pero te voy a decir lo que me sale ahora sobre la marcha, lo que me viene si cierro los ojos y me dejo llevar… mi idea de la felicidad es lograr contribuir al mundo con lo mejor de mí mismo.

La segunda pregunta que elegimos del cuestionario Proust ¿cuál sería su mayor desgracia? Mi mayor desgracia tal vez ha sido haber perdido muchos años sin atreverme a vivir de verdad. Pero eso me ha servido para poder escribir este libro. Es bueno ser valiente. Suscribo lo que decía Aristóteles: las personas valientes son más felices. Yo antes era muy cobarde.

Y terminamos con Proust, ¿qué defectos le inspiran más indulgencia? Los de la gente que arruina su propia vida criticando constantemente la vida de otros. Es triste que no se den cuenta de cuánto puedes hacer por los demás simplemente siendo amable. Creo que los juicios son muy dañinos, tanto si se dicen como si no se dicen. En un futuro, dentro de miles de años, se verán como ahora vemos las torturas que se hacían en la antigüedad. Los seres del futuro dirán: “¿Cómo podían juzgarse y criticarse aún siendo amigos o familiares?”. Estamos en evolución. El que juzga a otro en realidad se está definiendo a sí mismo.

2.jpg

De todos los personajes que has entrevistado en tu trabajo como periodista, ¿quiénes te han sorprendido más gratamente? Son tantos los personajes que he entrevistado… El 99% de las entrevistas que he hecho han sido experiencias positivas. No he tenido malos rollos con nadie, solo con uno o dos personajes en once años. Siempre que me pongo delante de alguien con la grabadora aprendo. Un ser humano, sea quien sea, siempre tiene algo que enseñarte. Claro que a veces aprendo lo mismo con la cajera de El Día que conversando con un intelectual. Pero no quiero dejarte sin responder la pregunta. Me han sorprendido gratamente… Elvira Lindo, por ejemplo, que me recibió en el salón de su casa sin conocerme, con todos sus álbumes de fotos en la mano y sin límite de tiempo. Fue muy generosa conmigo y salí muy feliz de su casa. O Esther Tusquets, que me recibió postrada en la cama, enferma, en su casa de Barcelona, diciendo una verdad detrás de otra, casi de forma despiadada. Salí impactado de aquel lugar. Maruja Torres es con la que más me he reído en una entrevista, y pagó ella la cuenta nada barata del restaurante en el que comimos la primera vez, y luego volvió a pagar cuando la entrevisté en Beirut. Ana María Matute también me recibió en el salón de su casa. Inolvidable: la cito en mi libro, cuando me dijo aquello de que lo más importante que podía hacer un joven escritor que empezaba a escribir era… VIVIRRRRRRR. Pues eso, vivamos. 

Por último, complete la frase como Vd. más guste, “agradecida y emocionada, solamente puedo decir…” Que a veces nos da miedo nuestra propia realización, pero merece mucho la pena atreverse a vivir la propia vida. ¿A que sí?

Este martes, 11 de octubre, ya podremos disfrutar de la novela de Curro Cañete. ¡A buscarla en las librerías y puntos de venta habituales! Aquí podemos leer las primeras páginas. ¡A vivir y a leer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s