El bello durmiento y la presidenta

Yendo ayer por el paseo de la playa rumbo a la Cala Real, en la exacta mitad de la manzana entre la avenida de Bruselas y la avenida de Holanda, y después de veinte años por lo bajito, volví a sentir la felicidad. El rótulo que vi en el soportal de El rancho de Pancho…

Ortografómanos Anónimos

La primera vez que fui a una reunión de Ortografómanos Anónimos fue una tarde de abril en la calle Marqués de Molins de Alicante. Apenas habíamos terminado las pruebas de nivel    en Certificaciones Villena; entonces mi deformación profesional me había provocado que llevara siempre conmigo un rotulador rojo sangre indeleble que sacaba cada vez…